photo collage

 

La viruela es una enfermedad contagiosa causada por un virus

La viruela es causada por el virus variola. En los Estados Unidos, la vacunación rutinaria contra la viruela terminó en 1972. Aunque la viruela fue erradicada en 1977, existe la posibilidad de que la enfermedad reaparezca debido a una actividad intencional bioterrorista.

Cualquier persona expuesta al virus de la viruela puede contraer viruela. Debido a que no se entiende completamente la duración de la protección proporcionada por la vacuna contra la viruela, aún personas que se han vacunado contra la viruela pueden enfermarse. El virus de la viruela puede transmitirse fácilmente de una persona a otra después de entrar en contacto cercano (dentro de un espacio de 6 pies) con una persona que tenga viruela. A menudo, el virus va contenido en las gotitas de saliva de una persona que tiene viruela.

Los síntomas iniciales de la viruela pueden ser similares a los de la influenza ("flu")

Los síntomas de la viruela incluyen un inicio repentino de:

  • Malestar
  • Fiebre (temperatura de 101° F o más alta)
  • Vómito y dolor abdominal ocasional
  • Dolor de cabeza
  • Dolor intenso de espalda

De dos a cuatro días después de los síntomas iniciales:

  • Sarpullido en la cara, brazos y piernas

Varios días más después:

  • El sarpullido pasa a la sección media del cuerpo

Póngase en contacto con su doctor inmediatamente si desarrolla estos síntomas y si piensa que usted ha sido expuesto a la viruela.

La progresión del sarpullido en el cuerpo es la clave para distinguir entre la viruela y la varicela
Generalmente, el sarpullido de la varicela comienza en las partes cubiertas del cuerpo y progresa a los brazos, piernas y a la cara, mientras que el sarpullido de la viruela aparece primero en la cara y en las extremidades y luego pasa al torso del cuerpo.

No hay tratamiento médico específico para la infección de la viruela
No hay tratamiento conocido para la viruela, aunque aproximadamente dos tercios de las personas infectadas con este virus han sobrevivido brotes epidémicos anteriores. La vacuna de la viruela se utiliza a veces para reducir los síntomas, y puede ser útil si es aplicada dentro de un plazo de cuatro días de la exposición a alguien con viruela.

La vacunación rutinaria de la viruela no se recomienda para el público en general
Si ocurre un brote epidémico de viruela, es posible que dosis de la vacuna de la viruela lleguen a estar disponibles a través de la reserva nacional de drogas mantenida por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Hay planes en marcha actualmente para aumentar la reserva actual de esta vacuna.


Departamento de Salud e Higiene Mental de Maryland
Programa de Epidemiología y de Control de Enfermedades
Mayo de 2002

Posted 24/9/12